Noticia Destacada

SIMPOSIO TEOLÓGICO SOBRE LOS ESCRITOS DE ELENA G. DE WHITE.

  El pasado Sábado 18 de febrero en el Coliseo Adventista del Colegio del Norte…

Leer Más...

Noticias


CONGRESO DE LIDERES JA MARZO 4-5

El próximo Sábado y Domingo se realizará el congreso de Líderes JA en la finca Maranatha. Tendremos invitados especiales, actividades de fortalecimiento espiritual y una variada programación …

Leer Más...

SIMPOSIO TEOLÓGICO SOBRE LOS ESCRITOS DE ELENA G. DE WHITE.

  El pasado Sábado 18 de febrero en el Coliseo Adventista del Colegio del Norte Ancianos, Líderes y Pastores de nuestras iglesias asistieron al Simposio Teológico sobre los escr…

Leer Más...

DÍA INTERNACIONAL DE ORACIÓN DE LA MUJER

El Sábado 4 de marzo de 2017 es una fecha muy especial se realizará el día mundial de Oración liderado por mujeres. Será un día de recogimiento Espiritual para todas las damas Adventistas en…

Leer Más...

CONVOCATORIA DIRECTORAS DE DORCAS MINISTERIOS DE LA MUJER, MINISTERIO INFANTIL Y DEL ADOLESCENTE

Invitamos a todas las Maestras de niños y Directoras de: DORCAS, MINISTERIOS DE LA MUJER, MINISTERIO INFANTIL Y DEL ADOLESCENTE  a la convocatoria que se realizará el Sábado 18 de febrero d…

Leer Más...

NADAR CONTRA LA CORRIENTE

Pr. Henry Beltrán Betancourth

En la vida hay momentos cuando piensas que hacer lo que los demás hacen está bien, pero no siempre es así. Antonio Mendoza nos cuenta la siguiente anécdota que nos dará una gran enseñanza.

Bajo un sol abrazador, dos africanos descendían por el río Zambeze y remaban con pagaya en su angosta piragua.

Oculto bajo las tranquilas aguas, el cocodrilo, terror del río, aguardaba su presa. De repente, la embarcación fue fuertemente sacudida y un cocodrilo hundió sus puntiagudos dientes en uno de los remos. Desequilibrados, los dos remeros cayeron en las profundas aguas.

Al ver la muerte ante sí, se debatían con vigor. Uno de ellos se acordó de la advertencia de los ancianos de su aldea: «Si caes en un río infestado de cocodrilos, nada debajo del agua contra corriente, río arriba, porque el cocodrilo, en busca de su presa, siempre se deja llevar por la corriente». Finalmente, después de muchos esfuerzos, este hombre alcanzó la orilla sano y salvo...

 

Leer Mas...